Cinco superdeportivos que todo petrolhead querría conducir antes de morir

¿Cuáles son las propuestas que tienes en tu cabeza?

Imagen de perfil de Redacción Top Gear

No nos digas que nunca has hecho una lista con los superdeportivos que deberías conducir antes de morir. Nosotros actualizamos la nuestra constantemente. Hasta hay cacharros que te morirías por pilotar… sin ser coches. Y lo sabes. Los chicos de Carbuzz, también. Por eso han escogido estos cinco vehículos que, según ellos, todo petrolhead tendría que probar antes de ‘pasar a mejor vida’. Por favor, dinos en los comentarios cuál es tu opción favorita… y si aparece aquí.

McLaren F1

Superdeportivos que deberías conducir antes de morir: McLaren F1 (II)

Cumple 25 años, pero el McLaren F1 sigue siendo un superdeportivo que deberías conducir antes de morir, pues hoy en día es tan maravilloso como hace un cuarto de siglo. Alcanzaba 386 km/h, lo que lo convirtió en el coche más rápido del mundo… hasta que llegó el Bugatti Veyron. Pero las sensaciones que proporcionaba son difícilmente igualables. Contaba con un motor de origen BMW 6.1 V12 con 626 CV y 794 Nm. El cambio era manual de seis marchas. No conocemos a nadie que no quisiera estar en su asiento en posición central.

Ferrari F40

Superdeportivos que deberías conducir antes de morir: Ferrari F40 (II)

Al igual que el McLaren que acabas de ver, el Ferrari F40 fue el coche más rápido del mundo cuando se desveló. Se trataba del primer vehículo de calle que marcaba más de 321 km/h, con una velocidad máxima de 323 km/h. Ya utilizaba turbo y (para todos aquellos que piensan que los italianos se han pasado al lado oscuro al emplear este elemento en sus creaciones más recientes) aún se considera el Ferrari que mayores sensaciones proporcionaba al volante. Una mecánica 2.9 biturbo V8 ofrecía 477 CV. La marca sólo construyó 1.311 ejemplares, así que a lo mejor puedes conducir uno…

Bugatti Chiron

Superdeportivos que deberías conducir antes de morir: Bugatti Chiron (II)

Si piensas en el coche más rápido del mundo actualmente, aparece en tu cabeza el Bugatti Chiron. Sobran las razones para imaginar por qué está en la lista, ¿verdad?

Lamborghini Countach

Superdeportivos que deberías conducir antes de morir: Lamborghini Countach (II)

Quizá sea una elección extraña, ya que aquellos que lo han conducido hablan del Lamborghini Countach como una pesadilla. El embrague y la dirección pesan, el habitáculo es estrecho y apenas hay visibilidad. Se construyó de 1974 a 1990 y cambió de forma dramática en ese tiempo. Nos encanta.

Porsche Carrera GT

Superdeportivos que deberías conducir antes de morir: Porsche Carrera GT (II)

Ya antes de la muerte de Paul Walker, el Porsche Carrera GT tenía fama de ser uno de los superdeportivos de conducción más delicada. Sin embargo, sigue considerándose uno de los vehículos más especiales del planeta y su propulsor 5.7 V10, derivado de las carreras, uno de los que mejor han sonado en la historia. Tenía un cambio manual, asociado a un embrague cerámico complicadísimo. Pero si lo hacías bien, te recompensaba con uno de los rugidos más dulces que jamás han salido de un coche.

Lecturas recomendadas