Pasar al contenido principal

¿No sabes quién es Stefan Bellof?

¿Qué tal si te digo 'el rey de Nürburgring'?

Imagen de perfil de Rebeca Álvarez
Stefan Bellof en Nürburgring

Que a estas alturas de tu vida 'petrolhead' no sepas quién es Stefan Bellof, tiene delito. Por si andas despistado, voy a refrescarte la memoria. Bellof nació en Alemania en 1957 y heredó el legado racing de su hermano Georg. Por tanto, en 1973, Stefan comenzaría su carrera en karting, consiguiendo la cuarta posición en el ‘Automobilclub von Deutschland’s Federal Junior Cup’. Tan solo unos años después, en 1976, Stefan se proclamaría vencedor del Campeonato Internacional de Karting de Luxemburgo, algo que le dio la suficiente notoriedad como para pasar a la Fórmula Ford en 1980.

No te pierdas: ¡20 minutos de Porsche dando vueltas a Nürburgring! De nada.

De esta forma, Stefan dio el salto también a la Fórmula Junior como miembro del equipo 'Walter Lechner’s Racing School', donde rápidamente logró el estatus de campeón, pero durante ese tiempo también participó en el campeonato de Fórmula 3 alemán como parte del equipo Schafer. Sin embargo, no conseguiría suficientes puntos debido a que se perdió las dos carreras de apertura; aun así, Bellof hizo un llamamiento a los oficiales de carrera, animándoles a prestar atención a sus pasos pues volvería “al siguiente año y ganaría su primera carrera de Fórmula 2”.

 

 

Y efectivamente, firmaría con un equipo del campeonato de Fórmula 2 con el respaldo de BMW y conseguiría ganar 21 segundos por delante del segundo: una firme victoria. Rápidamente dio el salto al mundo de la Fórmula 1, aunque su reputación allí se vería afectada por muchos contratiempos, como una descalificación en 1984 y la pérdida de numerosas carreras.

Sin embargo, lo más destacable de la carrera de Stefan Bellof -y que aún permanece como algo histórico- ocurriría con un récord en Nürburgring, el trazado más exigente del mundo, en 1983, al volante del (maravilloso) Porsche 956 y durante los 1.000 km de Nürburgring. Allí, logró establecer el tiempo de ‘pole’ más rápido en 6 minutos y 11.13 segundos, con una velocidad media de 202,073 km/h. También marcó otro récord en el Infierno Verde: el tiempo más rápido de vuelta con 6 minutos y 25,91 segundos, que todavía permanece hoy en día. 

 

 

Por desgracia, Stefan falleció antes de poder seguir demostrando al mundo de qué estaba hecho. Durante los 1.000 km de Spa, Bellof sufrió un accidente contra otro coche y terminó estrellándose contra la barrera. Su Porsche se incendió y los operarios de seguridad tuvieron que trabajar a contrarreloj durante diez minutos para poder sacar a Stefan de entre las llamas.

Lecturas recomendadas