Prueba Fiat Fullback Cross: ¡el leñador más petrolhead!

Con la inestimable ayuda de Mopar y sus chucherías.

Si hay algo que les falta a los coches japoneses es alma, ser presumidos, estilosos. Todo lo que le sobra a los coches italianos. Así pues, parece claro que si unimos la fiabilidad, robustez y calidad japonesas, con ese toque de estilo que tan bien los italianos entienden y aplican en sus coches, el resultado tiene que ser bueno, ¿no? Pues sí: como he podido comprobar en esta prueba del Fiat Fullback Cross, este pick-up es el mejor ejemplo de cómo un producto bastante aburrido puede llegar a ser bastante emocionante.

Y es que el Fiat Fullback Cross no es más que un Mitsubishi L200 pero con cuatro pinceladas mágicas del Centro Stile Fiat, puro diseño italiano. Esta versión Cross resulta la más apetecible desde el punto de vista estético, con detalles muy chulos como los pasos de rueda o las maneras de la rueda en color negro, las llantas o la caja con protección. Sobre la caja, esa especie de soporte de plástico, diseñado en Italia para colocar objetos verticales sin mermar la aerodinámica es el mejor ejemplo de lo que te estoy diciendo.

Vídeo: 100 años de pick-up Ford en 30 segundos

 

Y es que a ver: el Mitsubishi L200 es un pick-up histórico, con un gran bagaje y con muchos atributos mecánicos como para plantear su compra. Pero si a todo eso le sumas ese toque de estilo, la cosa parece inmejorable. Mopar, la división de accesorios de FCA, pone también su granito de arena con este pick-up para convertirlo en un auténtico ‘rompe cuellos’. Pegatinas, piezas de protección, llantas, faros secundarios, etc, etc. Puedes llegar a dejar tu pick-up realmente pintón, llevando este segmento eminentemente práctico a un nuevo nivel.

Y es que amigos, los pick-up parece que también quieren intentar llevarse un pedazo del jugoso pastel de los SUV. Cada vez son más refinados, mientras que su imagen cada vez pretende ser más potente y atractiva. Muchos son los pick-up que demuestran esta tendencia, coches como el Volkswagen Amarok o el Mercedes Clase X demuestran que pueden ser coches muy válidos más allá del trabajo, en un ámbito jovial y aventurero. Eso es lo que nos quieren vender las marcas, pero realmente no hace falta ponerle tantos adornos.

Esta prueba del Fiat Fullback Cross me ha dejado claro que el comportamiento dinámico de este tipo de vehículos está avanzando a pasos agigantados. Siguen siendo coches desarrollados para ofrecer un buen comportamiento en las tareas más duras y complicadas, como la de cargar grandes pesos o arrastrar barcos. Sin duda eso hace que difícilmente puedan ser tan buenos dinámicamente como un SUV moderno o, por supuesto, un sedán, pero te aseguro que se mueve la mar de bien para ir del Punto A al Punto B sin sufrir en cada curva.

 

 

Prueba del Fiat Fullback Cross: ¿a ver de qué es capaz?

La prueba de este 'coche' transcurre por las reviradas carreteras del Piamonte italiano, entre colinas y viñedos, las estrechas y serpenteantes carreteras son una prueba de fuego para un coche así. ¡Y sorprendentemente sale bien parado! Me ha gustado el tarado, con un punto extra de dureza, de las suspensiones: apenas balancea pese a sus gigantescas dimensiones (es más largo que un Mercedes Clase S). 

También me ha gustado mucho el motor de aluminio que aporta Mitsubishi al Fiat Fullback Cross, con 2,4 litros de cilindrada, 180 CV y 430 Nm de par. Mueve al conjunto con alegría y hace que los adelantamientos sean rápidos y seguros. Es uno de esos motores que se sienten como los de antes, grande, con mucha fuerza: no olvides que es capaz de arrastrar hasta tres toneladas y de cargar 1,1 tonelada en la caja trasera sin rechistar.

Frenos, suspensión e incluso la caja de cambios automática por convertidor de par me han gustado más de lo que pensaba de primeras. Quizás no es tan refinado ni tan poderoso como el Volkswagen Amarok y su motor V6 de 225 CV, pero en un coche de este estilo, quizás vale la pena sacrificar algo de confort y refinamiento en pro de un poderío off-road que deja a los SUV (y a más de un todoterreno auténtico) humillados en el barro.

Y es que el Fiat Fullback Cross hereda del Mitsubishi L200 una capacidad off-road fuera de toda duda. Sus cotas son buenas, solamente mermadas por su gran longitud, pero más que suficientes para enfrentarte a situaciones complicadas, ya sea por las dificultad del terreno o por una superficie complicada, como barro o nieve. Hacía tiempo que no viajaba en un coche nuevo con la tracción integral conectable, algo que de verdad echo de menos.

¿Por qué? Pues porque en el día a día, para ir a buscar a los niños al cole en una jornada soleada, no necesitas la tracción integral. Esta solo hace que aumentar el consumo innecesariamente. El Fiat Fullback Cross envía la potencia al eje trasero y este primer modo es el recomendable cuando estás viajando sin problemas de tracción y buscando la máxima eficiencia en cuanto a consumos.

Cuando la cosa empieza a complicarse, o simplemente cuando quieres un extra de seguridad, puedes seleccionar la tracción integral. En ese momento un diferencial central torsen es capaz de enviar par a cada eje según las necesidades de tracción. Normalmente el mundo de los SUV o de algunos pick-up se termina aquí, con una tracción integral que sí, te da un plus de seguridad, pero que difícilmente te pueda salvar de una situación realmente complicada.

 

 

En el Fiat Fullback Cross la fiesta todavía está lejos de terminar. El siguiente modo bloquea el diferencial central para enviar un 50% del par a cada eje, esto junto a la reductora hace que el paso de este Fiat sea sereno e imparable, por mucho barro o nieve que se quiera interponer en tu camino. ¡Si encima le colocas unos neumáticos mixtos como mi ejemplar de pruebas, no hay quien te pare!

Pero la cosa no termina aquí. Cuando la situación se pone excepcionalmente complicada, el Fiat Fullback Cross es capaz incluso de bloquear el diferencial trasero. ¡Un auténtico arsenal off-road que lo hace tremendamente interesante su buscas un coche que te salve de las circunstancias más complicadas! Y es que sin duda esto es lo mejor que puede ofrecer este coche: capacidad off-road fuera de toda duda y un refinamiento en el día a día mayor al que ofrecen otras ‘vacas sagradas’ del segmento off-road como el Jeep Wrangler o un Mercedes Clase G, sin renunciar al aspecto práctico que este tipo de carrocerías pueden ofrecer.

Termino la prueba del Fiat Fullback Cross con el sabor de haber probado un todoterreno de los de antes, un coche que te da confianza para subir por las paredes pero que después, cuando sales al asfalto, se comporta de una manera noble y sorprendentemente eficaz, contando con equipamiento de confort como asientos de cuero eléctricos y calefactables, navegador o climatizador dual.

Hasta este punto, poco o nada lo diferencia del Mitsubishi L200, un pick-up ya muy interesante solamente por lo comentado hasta ahora. Pero como te decía al comienzo, en Fiat le han dado un toque estético más atractivo, que puede llegar incluso a ser gamberro y que harán las delicias de aquellos que quieran un pick-up que intimide y que llame la atención. ¿Serán los pick-up los nuevos SUV? Lo dudo: como sigan mejorando a este ritmo sus cualidades dinámicas sobre el asfalto, serán mucho mejor que los SUV.

 


 

Lecturas recomendadas