Pasar al contenido principal

Compra un Model S antes de que la marca vaya a la quiebra

Pronto será un coche para coleccionistas.

Tesla Model S

Bob Lutz sigue su guerra contra Tesla. Hace unas semanas ya recogimos las impresiones del vicepresidente de General Motors: entonces, Bob Lutz afirmaba que Tesla iba directa hacia la bancarrota. Hoy, este directivo afirma que debemos comprar un Tesla Model S lo más rápido posible, ya que las últimas versiones más deportivas del coche eléctrico más popular de la marca de Elon Musk podría desaparecer en breve.

Te interesa: prueba del Tesla Model S 100D

En unas declaraciones a ‘Los Angeles Times’, Lutz ha afirmado que el Tesla Model S será un coche de colección, al menos sus últimas evoluciones, de las que todavía no hay muchas circulando por calle. “Un Tesla Model S, especialmente con las últimas actualizaciones más prestacionales, es uno de los coches más rápidos, más eficaces y con mejor frenada que puedes comprar en el mundo. Su aceleración puede vencer a prácticamente cualquier superdeportivo europeo de más de 300.000 euros.”

 

Vídeo: Bugatti Chiron o Tesla Roadster, ¿cuál es más rápido?

 

Creo que es la primera vez que leo a Lutz hablar bien de Tesla, no obstante, el mensaje rápidamente se va torciendo: “Elon Musk no ha pensado que los ingresos deben ser mayores que los gastos si quieres sobrevivir en la industria del automóvil. Cuando permaneces siempre en números rojos no se puede decir que estés haciendo un buen trabajo.” ¡Zasca! Te recuerdo que Tesla está quemando dinero a un ritmo que ni el Lobo de Wall Street: 480.000 dólares cada hora. ¡Cada maldita hora!

El desarrollo del Tesla Model 3 y su preocupante puesta a producción están generando muchas dudas sobre el gigante americano. Los coches eléctricos están a punto de despegar y Tesla parece no haber calculado bien algunos costes que conllevaría el lanzamiento de su modelo más barato y con el que, definitivamente, la empresa quiere despegar en cuanto a número de vehículos producidos.

 

 

Bob Lutz sigue pensando que, salvo milagro de última hora, Tesla no será capaz de afrontar sus deudas en un futuro cercano, por mucho que se intenten en conseguir dinero fresco con presentaciones como la del Tesla Roadster o la del camión eléctrico de Tesla. La verdad es que sería una lástima inmensa que el principal fabricante de coches eléctricos pudiera desaparecer justo antes del gran boom de este tipo de vehículos.

Lecturas recomendadas