Pasar al contenido principal

Los 7 coches que debería comprar la Guardia Civil de Tráfico

No digo que estaría bien, digo que deberían.

Como este Seat León Cupra ST

Hay coches que son un imán para la Guardia Civil, mientras que otro son coches que debería comprar la Guardia Civil de Tráfico. Poco tienen que ver unos con otros. Unos son el ratón, los otros, el gato. Y es que entre los coches de la Guardia Civil debería haber una serie de coches que son de lo mejor de lo mejor en sus respectivos campos, coches nuevos con los que la benemérita se podría equipar de la manera más adecuada y eficaz para satisfacer todas sus necesidades: desde rescatar a un alpinista en plena tormenta de nieve hasta perseguir a un superdeportivo a fondo por una autopista a alta velocidad. ¡Estas son las 7 joyas que deberían incorporarse a la flota de coches de la Guardia Civil!

 

Seat Leon Cupra ST

 

 

Lo tengo claro: es un sinsentido que las fuerzas del orden españolas no cuenten con el Seat León en su flota. El compacto ‘Made in Spain’ por excelencia y que en la actual generación cuenta con una calidad general y una fiabilidad más que probada. Creo que un Seat León Cupra ST debería ser el coche de patrulla en vías rápidas de referencia: rápido, eficiente, con un interior muy espacioso y 300 CV bajo el capó para funciones de interceptar. ¡Ah, y además de fabricarse en España tiene un precio más que interesante! Lo tiene todo…¡apunte, Ministro Zoilo!

 

Nissan Navara

 

 

Los pick-up son coches que en España siempre se han visto como coches de trabajo: rudos y poco refinados. No obstante, la última hornada de este tipo de vehículos han mejorado muchos enteros en cuanto a refinamiento y eficacia sobre el asfalto. La Guardia Civil apuesta claramente por vehículos como el Mitsubishi Montero o el Toyota Land Cruiser y no seré yo quien critique esa decisión: ¡son grandes coches! No obstante, el Nissan Navara es también bueno en conducción off-road, fiable, cómodo y utilizable sobre asfalto, con una gran área de carga y un precio más bajo. ¡Además, también se fabrica en España! Importante.

 

Alfa Romeo Giulia

 

 

La flota de coches de la Guardia Civil siempre ha tenido en las berlinas un aliado. Siempre se ha utilizado coches como el Renault Laguna, el Opel Insignia o el Citroën C5. ¡Ah, y el Alfa Romeo 159! Bien, si hay una berlina que estéticamente es impecable y que ofrece una calidad general más que notable, esa es el Alfa Romeo Giulia. En la anterior generación ya se utilizó este vehículo con la versión diésel de 200 CV para patrullar las vías rápidas y la verdad es que un Alfa Romeo Giulia Veloce diésel de 210 CV para cumplir estas mismas funciones me parecería una opción muy acertada. Ah, y si Alfa Romeo se quiere tirar el pisto y regalar un par de Giulias QV, para sustituir a los Insignia OPC, ¡pues mejor que mejor!

 

Jeep Wrangler

 

 

Vale, la verdad es que no compraría muchos Jeep Wrangler para la Guardia Civil de Tráfico, pero sí que contaría con una pequeña flota para cubrir tareas más complicadas en zonas de alta montaña o zonas con grandes nevadas, como la Cornisa Cantábrica o los Pirineos. El Mercedes Clase G se nos va de precio, por lo que el Jeep Wrangler sería perfecto como vehículo off-road clave para situaciones de emergencia. Además, la Guardia Civil ya cuenta con algún que otro Jeep Grand Cherokee en su flota, por lo que tampoco sería algo muy exótico.

 

Subaru XV

 

 

Los SUV monopolizan también las últimas compras de la Guardia Civil de Tráfico, con coches como el Mitsubishi ASX. Supongo que la compra de este SUV compacto japonés estará relacionada con la compra de los Montero, pero la verdad es que no me parece un acierto: si se busca un SUV compacto de calidad y buena tracción integral, el Subaru XV me parece una opción más acertada. Tiene un precio muy interesante, una gran capacidad off-road y un buen uso en carretera. Además, es más bonito que el Mitsubishi.

 

Volkswagen Golf GTE

 

Volkswagen Golf GTE 2017 híbrido enchufable compacto

 

Recientemente nos enteramos de la compra de varios Toyota Prius para la Guardia Civil de Tráfico. Sí, los ojos sufrieron un gran dolor. Me parece buena opción comenzar a electrificar la gama de coches, buscando una mejora en términos de eficiencia. Hasta la fecha, el coche híbrido que más me ha gustado ha sido el Volkswagen Golf GTE, con un pequeño motor de gasolina de 150 CV y un motor eléctrico de 102 CV: en conjunto produce 204 CV y es capaz de realizar unos 40 km en modo 100% eléctrico. Perfecto para tareas metropolitanas.

 

Ford Kuga

 

 

Y por último, termino con otro coche ‘Made in Spain’. Es incomprensible que la Guardia Civil de Tráfico siga comprando SUV fabricados en otros países con coches de ese estilo tan buenos fabricados aquí: el Ford Kuga o el Seat Ateca son buenos ejemplos. Tengo constancia que ya se han empezado a comprar algunos Kuga, pero todavía son una rareza: yo seguiría apostando por ellos o por el citado Ateca, dos buenos SUV pensados para patrullar siempre por asfalto, eso sí: para pistas forestales mejor el Jeep.

Montaje: Alba Clemente y David Dorca


 

Lecturas recomendadas