Pasar al contenido principal

Mazda CX-3: ¿el SUV compacto olvidado por todo el mundo?

"No lo compres japonés, que de esos no hay piezas".

Imagen de perfil de Alex Aguilar
Mazda CX-3

Si te gustan los coches japoneses y tu pareja está empeñada en comprar un nuevo SUV, quizá te interese este artículo: ¿habéis pensado en cambiar a un Mazda CX-3? Lo más probable es que no... porque muy poca gente lo introduce entre su listado de candidatos a la hora de comprar su nueva montura de moda. ¿Cuál es el motivo de que no sea tan conocido como sus rivales más europeos? 

¿Será el Mazda 3 2018 un buen rival para el Volkswagen Golf?

Por suerte o por desgracia, la incesante demanda del mercado con respecto al segmento de los todocamino ha dado lugar a que todas las marcas de coches tengan su propia propuesta para llevarse un pedacito del pastel... por muy loca que sea. Y el Alfa Romeo Stelvio Quadrifoglio Verde -prueba- o el Lamborghini Urus son perfectos ejemplos de ello. ¿Sabías que el fabricante de Hiroshima -sí, el lugar donde cayó una de las bombas que dieron por terminada la Segunda Guerra Mundial- tiene en su catálogo dos de las opciones más interesantes si entre las claves de tu automóvil valoras mucho el tacto de conducción? Anda, ven... 

 

Mazda CX-3: el coche

Sin duda alguna, el Mazda CX-3 es uno de los modelos más interesantes disponibles entre los coches nuevos en este momento: además de una imagen atractiva, personal e inconfundible, hace gala de un interior con un diseño más que acertado que, además, resulta de los más espaciosos del segmento. Gracias a unas buenas cotas interiores y a un maletero de 350 litros de capacidad, el SUV más pequeño ofrecido en España por el sello japonés resulta más que razonable.

 

 

¿Te preocupa su oferta mecánica? Llegamos a la mejor parte... porque la apuesta de sus creadores a la hora de darle un buen corazón a este CX-3 sigue la misma receta empleada en su hermano el Mazda 3: adiós downsizing. Para los amantes del gasóleo -si es que puede haber alguien tan hecho polvo de lo suyo- la gama del todocamino más compacto de la marca dispone de un bloque de 1,5 litros y 105 CV que, en realidad, poco puede hacer con sus alternativas de ciclo Otto: los aficionados a la 98 pueden elegir entre dos bloques de dos litros con potencias de 120 y 150 CV. Sí, de dos litros. Como las de antes. Pero siendo eficientes, además: tan sólo 5,8 litros si te lanzas a por el motor más comedido asociado a la caja automática y la tracción delantera. 

Entre el extenso equipamiento disponible -con los niveles Style+, Luxury y Senses Edition- el Mazda CX-3 cuenta con elementos como el asistente para la prevención del cambio involuntario de carril, el asistente a la frenada de emergencia en ciudad, la alerta de tráfico cruzado trasero, el control de crucero adaptativo, el control automático de las luces de carretera, los faros LED completos, el head-up display, el climatizador automático o la entrada y arranque sin llave. ¿Su precio? Prepara 20.495 euros para llevarte a casa el más asequible de todos... que ya cuenta con una dotación bastante más generosa que la de otros modelos de la competencia. 

 

Mazda CX-3: en marcha

¿Te han gustado los argumentos ya esgrimidos para defender la compra de un coche tan... particular? Pues aún no hemos llegado al mejor de todos: su comportamiento. Gracias a que el CX-3 emplea la misma plataforma del Mazda 2, éste puede presumir de un tacto de conducción sobresaliente con el que ninguno de sus rivales puede ni soñar. Y lo digo en serio: la respuesta del vehículo a los cambios de dirección y la agilidad general que muestra ante cualquier tipo de trazado resultan realmente sorprendentes teniendo en cuenta su condición y, gracias a una suspensión con un tarado de lo más acertado, cualquier balanceo de la carrocería es contenido con mucha eficacia sin menoscabar el confort a bordo. 

Vale, sé que ahora me vas a decir que con un 0-100 de 8,7 segundos y una punta de 200 km/h el Mazda CX-3 resulta de todo salvo inspirador para cualquier petrolhead... y no puedo hacer mucho más que darte la razón. Pero si para algo han servido modelos como el GT86 2018 es para demostrar que, en ocasiones, los números son sólo eso: números. ¿No crees? 

 

Mazda CX-3: las cifras

Con todo lo escrito es posible que creas que nuestro protagonista debería ser un superventas... y no es cierto del todo: a pesar de haber logrado colocar en España un total de 4.577 unidades el año pasado -es el segundo modelo más vendido de la firma tras el Mazda CX-5-, su volumen de ventas resulta completamente residual teniendo en cuenta que alternativas como el Renault Captur o el Peugeot 2008 pusieron en la calle 20.189 y 19.477 productos, respectivamente. ¿Y el Seat Arona? Oh, sí: el todocamino compacto más esperado de los últimos meses aterrizó durante el último trimestre de 2017 y supo vender nada menos que 2.452 coches. Acongoja, ¿eh? 

 

Lecturas recomendadas