Pasar al contenido principal

Copilotamos el Porsche 718 Cayman GT4 ePerformance, ¡el futuro carreras-cliente eléctrico con hasta 1.088 CV!

Copilotaje del Porsche 718 Cayman GT4 ePerformance

¿Deportivos eléctricos? Eso ya está superado: ahora Porsche propone un paso más para los que quieren correr de verdad

En 2030, la firma de Stuttgart tiene como objetivo alcanzar unas emisiones neutras de CO2, tanto en toda la cadena de valor como en el ciclo de vida de sus modelos. Para entonces, la proporción de sus vehículos nuevos con propulsión totalmente eléctrica debería ser superior al 80%. 

Pero ahí no queda la cosa, porque, y más siendo Porsche, también quiere desarrollar coches eléctricos carreras-cliente para crear una competición sostenible monarca en un futuro no muy lejano.

La primera piedra la puso el (prueba) Porsche Mission R, un prototipo que fue mostrado por primera vez en el IAA Mobility de 2021 para exponer la visión de la compañía sobre el automovilismo de competición puramente eléctrico.

Copilotaje del Porsche 718 Cayman GT4 ePerformance

La segunda piedra la ha puesto la evolución de ese concept-car, el Porsche 718 Cayman GT4 ePerformance, con el que se han propuesto exponer su potencial en los circuitos de todo el mundo. Y Top Gear España ha podido vivirlo de primera mano, en el asiento del copiloto, a la derecha de Simona De Silvestro, la primera mujer piloto oficial de Porsche Motorsport.

Sobre el papel impresiona, porque este 'coche a pilas', gracias a sus dos motores síncronos de imanes permanentes (PESM), situados en los ejes delantero y trasero, consiguen que rinda una potencia máxima de hasta 1.088 CV (800 kW).

Pero en vivo impacta aún más. Y no hablo de sensaciones, algo que viviré en unos minutos, sino de su imagen. El 718 Cayman GT4 ePerformance, que es 14 centímetros más ancho que un 718 Cayman GT4 Clubsport, ha sido diseñado por el equipo de Porsche Style, que es dirigido por Grant Larson. 

Esa apariencia tan bruta también se la otorgan los pasos de rueda, que han sido ensanchados para albergar llantas de 18 pulgadas con neumáticos Michelin, que han sido producidos específicamente para este modelo. Imagínate aguantar esos 1.088 CV... Pero la particularidad de estas gomas de competición es que han sido fabricadas con un 53 % de materiales biológicos o reciclados, entre los que se encuentran caucho natural y hollín de neumáticos usados, cáscaras de naranja y limón, aceite de girasol, residuos metálicos y resina de pino.

Pero ahí no termina la sostenibilidad en este GT4 ePerformance puesto que la carrocería está creada con materiales compuestos de fibra natural y fibras de carbono recicladas, entre otros elementos.

Copilotaje del Porsche 718 Cayman GT4 ePerformance

Y es que, partiendo de cero, han sido diseñadas unas 6.000 piezas específicas. Pero la que más me llama la atención es la tira de LED y la luz de los pilotos, que es de color azul, salvo cuando se pisa el pedal del freno, que pasa a ser roja. También, algunas secciones de los faros, con sus característicos cuatro puntos iluminados. Y qué decir de ese alerón de grandes dimensiones en la que una familia napolitana podría tender toda la ropa mojada de la cuerda...

Llega el momento que llevo esperando dos días. Una amable mujer del staff de Porsche selecciona el mono que cree que es más adecuado para mi complexión y estatura. No sabía que este traje pesara tanto. Me calzo las botas Puma, también homologadas por la FIA, y me miro en el espejo: "Nunca me he recordado tanto a Patrick Dempsey". Bueno, quizá sí: cuando tuve que vendar a mi hermano después de una caída bastante fea. ¡Con qué facilidad se saca uno el MIR!

Cinco actores que fueron pilotos de carreras

Simona está dentro del coche. Pero los ingenieros me dicen que es necesario que atienda a una serie de indicaciones de seguridad. Me dicen que el vehículo tiene tres luces que deberían estar en verde: una en la zona frontal, otra en la consola y otra en la parte trasera. Si en algún momento esa luz se cambia a rojo, debería salir del automóvil lo antes posible... pero de una forma especial: "Sal del asiento, apoya los pies en el umbral agarrando la puerta y salta con los dos pies a la vez, para que cuando toques el suelo, ninguna parte de tu cuerpo esté en contacto con la carrocería". 

Practico. Debe ser que por mi cara, que no por mi falta de simotricidad, me pregunta: "¿Sabes que este coche tiene tecnología de 900 voltios?", me dice el ingeniero. "Sí, le respondo". "¿Sabes lo que es una toma de tierra?", me vuelve a preguntar. "Vale", le respondo. "Debo hacerlo así si no me quiero quedar frito como un muslito  ̶d̶e̶ ̶p̶o̶l̶l̶o̶ del KFC, ¿no?", añado. 

Copilotaje del Porsche 718 Cayman GT4 ePerformance

Aprovecho para preguntar a Björn Förster, director de proyectos de GT4 e-Performance, dónde se sitúan las baterías. "Una en la parte frontal, otra, debajo del copiloto y la última, donde iría el motor de combustión", me explica. "La refrigeración directa por aceite para las máquinas eléctricas y la batería elimina la reducción de potencia por efecto térmico. Ello ha tenido un impacto significativo en el rendimiento del vehículo”, añade.

Ahora sí es el momento. Me pongo el casco y el hans y me dejo caer al asiento con un movimiento en el que podría haber besado mis rodillas con toda facilidad. Anclados los arneses de seguridad, saludo a Simona, que por la expresión de sus ojos intuyo que detrás de su casco integral hay una sonrisa.

Una vez le dan el ok, salimos al pit-lane. Noto el miedo en el cuerpo, y no precisamente por el viaje a alta velocidad que voy a disfrutar, sino porque acabo de comer, y me da miedo 'descomer' y dejar a Simona... menos mona.

Aún circulando despacio por el pit, impresiona. Es pasar el semáforo y el coche sale lanzado como un misil. ¡Qué aceleración! ¡Qué brutalidad! Creo que no he sentido nada igual en mi vida. Y no es de extrañar, porque su potencia puede superar los 1.088 CV en el modo de calificación y en carrera alcanzar los 612 CV constantes durante 30 minutos. Y como eléctrico que es, todo el par es entregado al instante. 

Copilotaje del Porsche 718 Cayman GT4 ePerformance

Toma las curvas con una celeridad pasmosa. La tracción integral, pero sobre todo porque está construido utilizando el chasis del 718 Cayman GT4 Clubsport, hacen que todo sea coser y cantar... por lo menos en manos de esta piloto que se subió por primera vez a un kart a los cuatro años, cuando aún no llegaba a los pedales.

Una curva, otra, otra, hasta que llegamos a la recta de meta, donde el vehículo alcanza los 240 km/h al final de la misma. Todo pasa a una velocidad vertiginosa y siempre acompañado de un 'sonido a eléctrico'. Un sonido tan fuerte que por ello, porque no llevamos cascos con intercomunicador y porque tengo el estómago en la garganta y no es buena idea abrir la boca en movimiento, no intento hablar con la piloto. 

 

Y todo llega a su fin, solo que con este coche, más rápido. Parados dentro del box aprovecho a preguntarle a Simona algo que destacaría y algo que mejoraría de este coche eléctrico: "La aceleración es muy buena, sobre todo en curva, porque no dependes solo del eje trasero. Y no mejorar, sino adaptarte, tanto al motor eléctrico como al freno, que tiene un pequeño delay. Pero, aparte de eso, es un coche muy divertido de conducir", me responde.

Copilotaje del Porsche 718 Cayman GT4 ePerformance

Doy gracias a Simona por este viaje tan impresionante, pero también al coche, por no haber cambiado la luz que nos ha acompañado de verde a rojo.

Y además

Buscador de coches