Coches tuneados

Menuda moda la de los coches tuneados... Moda que, afortunadamente, pasó. Porque una cosa es hacer creaciones molonas, cambiar unas llantas, poner un alerón discreto o rebajar la altura de la carrocería, y otra es meter masilla como si no existiera un mañana y darle una forma indigna a un coche que, afortunadamente, no puede hablar...