¿Por qué los coches eléctricos pierden autonomía en invierno?

Tesla Model S

Las bajas temperaturas pueden afectar seriamente al desempeño y la batería de los coches eléctricos y hay un estudio que lo demuestra

Aunque entidades como la Unión Europea parecen apostar fervientemente por el coche eléctrico como un pilar fundamental del futuro, existen varios problemas al respecto. Las baterías es uno de ellos y, en invierno, la autonomía se puede reducir hasta un 30% aproximadamente.

Prueba del KIA EV6 GT Line: un eléctrico envuelto en futurismo

Recurrent realizó un estudio a finales del año pasado en el que compararon multitud de vehículos eléctricos y de renombre, como es el caso del Tesla Model 3, el Nissan Leaf o el Volkswagen ID.4. El motivo principal de este fallo es la temperatura operativa óptima de su tecnología.

Coches elétricos y el problema del invierno

Volkswagen ID.4
Volkswagen ID.4

Las baterías de iones de litio de los vehículos eléctricos producen una reacción química entre sus componentes para generar esa corriente que alimenta toda la mecánica del coche. Su funcionamiento óptimo se encuentra entre los 10º y los 30º. Aunque si hablamos de indicadores bajo cero o por encima de los 40º, su autonomía puede sufrir gravemente.

En el caso del frío extremo, este produce una mayor resistencia interna en esos procesos químicos con una consecuente pérdida de efectividad. Algo a lo que hay que sumar que, normalmente, los pasajeros usarán asientos calefactables y la propia calefacción para ganar temperatura en el habitáculo.

En el estudio, cabe remarcar que se han puesto a prueba diferentes modelos a temperaturas de entre -7º y 0º centígrados. Así, los peores resultados de la lista se los han llevado el VW ID.4 con un -30% de autonomía, el Ford Mustang Mach-E con la misma cifra o el Chevrolet Volt con un -32% de rango.

Los más estables, por otra parte, son el Audi e-Tron con un -8% de autonomía gracias a una bomba de calor que permite no agotar su batería de alto voltaje y que puede recuperar hasta 3 kW de calor residual del motor.

Tesla se enmarca entorno al 16% de pérdida de autonomía con sus Model 3, Model S, Model X y Model Y. La marca de Elon Musk cuenta con un sistema de gestión térmica bastante solvente que puede incluso limitar el nivel de recarga de sus supercargadores o la frenada regenerativa.

Uno de los principales trucos para intentar maximizar la autonomía del coche es usar los asientos calefactables en vez de la propia calefacción durante largos periodos de tiempo. De esta manera, activando todos, el consumo de energía es menor y el habitáculo y sus ocupantes podrán calentarse.

Por otro lado, si cuenta con un garaje privado o acceso al coche de forma remota, se puede configurar un acondicionamiento del habitáculo mientras el coche se está recargando, lo que permite tener una buena temperatura a la hora de emprender la marcha sin consumir en exceso su batería.

Conoce cómo trabajamos en TopGear.

Etiquetas: bateríarecarga batería, Recarga coches eléctricos