El 911 de Singer y Williams es el mejor de la Historia. Y punto

Sí, es el nueveonce más brutal que has visto jamás. Y nunca antes habías deseado tanto tener uno.

Imagen de perfil de Alex Aguilar

Sé que puedes creer que no hay forma humana de convertir a un nueveonce clásico en una obra de arte aún más valiosa, y tienes algo de razón... siempre y cuando no conozcas la labor que hacen en la fábrica de Rob Dickinson con los Porsche, claro. ¿Te sientes con fuerzas suficientes como para soportar ver cómo todo tu mundo se viene abajo? Te presento el 911 de Singer y Williams: la máquina más perfecta del mundo si eres lo suficientemente petrolhead como para apreciarla. 

Singer Track 1: el reloj que te hará olvidar a tu Casio de toda la vida

Cuando hace algún tiempo te hablamos del nuevo motor que Williams estaba desarrollando para Singer con la colaboración del mismísimo Hans Mezger -si necesitas que te explique quién es, necesitas ayuda-, la reacción más normal es que empezaras a salivar sin control: con cuatro litros de cilindrada y una potencia total de 500 CV es probablemente la mejor alternativa a... cualquier otra cosa que puedas desear en el mercado actual. Por aquel entonces ya sospechamos que el primer artefacto que lo montara sería realmente especial y hoy por fin hemos visto confirmadas nuestras sospechas. ¿Has visto las imágenes? ¡Es acongojante!

 

 

El 911 de Singer y Williams terminado en un tono verde tan atractivo como arriesgado pertenece a la serie de 75 unidades que serán ensambladas en el Reino Unido -sus hermanos más normalitos hacen lo propio en California- gracias a la idea aportada por Scott Blattner, un odioso afortunado fanático de los automóviles que realizó una petición muy especial al bueno de Rob hace ahora dos años: "¿y si le incrustarais a uno de vuestros 964 reimaginados un bloque salvaje puesto a punto por uno de los equipos de la Fórmula 1 más prestigiosos de todos los tiempos?". Dicho y hecho. Maldita sea. 

Además de una imagen sobrecogedora y una mecánica con unas cifras brutales, el 911 de Singer y Williams también puede presumir de montar los mejores componentes, como todos los ejemplares de la firma: para reducir el peso total del conjunto a unos escuetos 990 kg -en serio- no se ha escatimado nada y por eso el coche monta llantas BBS de magnesio de 18 pulgadas, un equipo de frenos firmado por Brembo construido en fibra de carbono y una suspensión aligerada. ¿Quieres saber quién estará a los mandos del cohete para garantizar una puesta a punto adecuada? El piloto profesional Marino Franchitti y Chris Harris. Sí, Harris, ese zumbado del equipo de Top Gear que se dedica a hacer derrapar en sus vídeos a todo artefacto que pasa por sus manos: "no soy ingeniero, pero sólo con ver la cantidad de gente realmente inteligente que me rodea te puedes dar cuenta de que no es algo necesario". Amén, Chris. Amén. 

 

VÍDEO: y los Porsche más deseados son...

 

¿Te interesa de verdad el 911 de Singer y Williams? Pues entonces empieza a juntar billetes: teniendo en cuenta que un nueveonce reimaginado por ellos suele acercarse peligrosamente al medio millón de dólares, no sería nada descabellado ver alcanzar a la factura final de nuestro protagonista las siete cifras. Sí, es un precio exagerado. Y sí, lo vale. Con creces. ¿Tiene precio la perfección? Ahora, sí.

 

 

Lecturas recomendadas