Opinión: ¿quién va a comprar los coches de la nueva Citroën?

¿Convence o no?

Hace poco tuve la ocasión de asistir a la prueba del Citroën C3 Aircross, el nuevo SUV compacto francés y unas semanas después, descubrí el Citroën C4 Cactus 2018 en París, que aunque parezca mentira, no es un SUV sino una nueva berlina con la que la marca gala quiere hacerse su hueco en el segmento C. Si a esto le sumas el Citroën C3, así como el Citroën C5 Aircross (que de momento solo está disponible en China), la gama queda bastante completa. 

Sin embargo, a partir de aquí tenemos que hacernos una pregunta: ¿quién va a comprar los coches de la nueva Citroën? ¿Hay mercado para todos? Citroën forma parte del grupo PSA, que actualmente cuenta también con Peugeot, DS y… el recién llegado: Opel. Siendo todos parte de una gran familia, entendemos que hay que darle una vuelta a la estrategia y comprobar que cada uno de estos actores cuenta con su papel, de manera que no haya ‘envidias’ entre los hermanos. 

Un ejemplo reciente de esto lo tenemos con Volkswagen, que ha querido parar los pies a Skoda tras ver cómo esta le venía pisando los talones. ¿Pasará lo mismo en el caso de PSA con Citroën y, por ejemplo, Peugeot y DS? Está claro que la compañía ha dado un salto importante en cuanto a calidad, acabados y tecnología y además, también se compromete con el confort incorporando en sus coches su nuevo programa ‘Citroën Advanced Comfort’.

No te pierdas: ¿Conoces el Citroën CXperience Concept?

Por tanto, dentro del espíritu ‘feel good’ de la marca y de su imagen desenfadada, encontramos coches nuevos que están a la altura de las circunstancias y de las exigencias del público actual, más allá de la simple apariencia. Un recorrido por los productos más recientes de Citroën basta para darse cuenta de ello… 

Desde la compañía apuntan a que la llegada del renovado Citroën C4 Cactus se debe a que, con un escaparate lleno de productos jóvenes y frescos, no podían dejar de lado al modelo que se convirtió en un súperventas y tantas alegrías les dio, sino que había una necesidad vital de integrarlo de nuevo en la familia; además, era una buena forma de acceder al nicho del segmento C y entrar en un nuevo universo de más alta gama.

Este aspecto también queda reflejado con los nuevos acabados que ofrece, por ejemplo, entre los que se incluye el cuero Nappa y Alcantara, o novedosos sistemas como la carga por inducción para 'smartphones', y que ponen a disposición de los compradores opciones más apetecibles sin necesidad de hacer un desembolso demasiado elevado, pues seguimos hablando de una marca generalista.

Por tanto, aunque todo este ocurriendo de una manera sutil, parece que ya no solo DS será la marca ‘chic’ de la compañía. Con diferencias, está claro, pero Citroën parece estar dispuesta a recuperar poco a poco su pasado… ¿Recuerdas el lujo del Citroën DS? ¿Y la importancia de la suspensión hidráulica en modelos como el Traction Avant, el primero en incorporarla? Quizá esto es otra buena forma de pensar qué coches necesita Citroën para volver a ser el número 1... 

 

 

Por mi parte, lo tengo claro: habrá un perfil de comprador para la nueva Citroën, desde luego, y puede ser este: todo aquel que se atreva a conducir coches más creativos pero que a su vez, no quiera renunciar a la comodidad, al espacio y sobre todo, a la tecnología… de la que hoy es indispensable hablar. Tampoco a una marca sencilla (pero con pedigrí) como Citroën. Olvidarse de ella sería un grave error. 

Lecturas recomendadas