Pasar al contenido principal

Viejas glorias: Austro-Daimler Sascha

¿No te suena? Su diseñador seguro que sí...

Imagen de perfil de Rebeca Álvarez
Austro-Daimler Sascha

En el capítulo de viejas glorias de hoy te traigo un coche peculiar, el Austro-Daimler Sascha. No, no te sonará de verlo en la carretera, desde luego... e incluso puede que nunca hayas oído hablar de él pero su historia es peculiar: fue un coche realmente exitoso (obtuvo 43 victorias) relacionado con el archiconocido mundo de... ¡tachán! Ferdinand Porsche.

Y es que Porsche fue su diseñador en 1922. Por aquel entonces, Ferdinand Porsche trabajaba para los austriacos Austro-Daimler. Porsche, que soñaba con fabricar los coches de sus sueños (y que más tarde lograría de manera exitosa), dio vida entonces al Austro-Daimler Sascha, un deportivo que pesaba apenas 598 kg y cuyo nombre fue elegido en honor a su amigo Sascha. 

No te pierdas: Coches nuevos que son auténticas viejas glorias

Alexander ‘Sascha’ Count Kolowrat era el propietario de la fábrica y quien animó y dio apoyo financiero al proyecto, motivo por el cual el coche ligero de Porsche recibió ese nombre. Pero este vehículo era mucho más: el Sascha fue considerado un coche de alto rendimiento que montaba un motor de 1.100 cc y cuatro cilindros, con 45 CV

Puede parecerte una nimiedad, pero por aquel entonces eran unas cifras prometedoras… y le permitía alcanzar una velocidad máxima de 144 km/h. Además, tenía cuatro asientos y para competir, se podían retirar las defensas y los faros… ¡el espíritu racing estaba muy presente en él!

 

 

De hecho, el mismo año en el que se fabricó, tres unidades del Austro-Daimler Sascha participaron en la Targa Florio en Sicilia -¡ahí comenzó la tradición de la marca en esta prueba!-, que contaba con un recorrido de 432 km (imagínate las condiciones de la vía en aquella época) y que en algunos momentos alcanzaba un desnivel del 12,5%.

El Sascha de Ferdinand Porsche logró hacerse con la primera y segundo posición de su categoría (1.100 cc) de la Targa Florio de aquel año -con una velocidad media de 54 km/h- y estableció uno de los principios de Porsche: la excelente relación peso-potencia, que sigue presente en los modelos de la compañía. 

Hoy en día, está expuesto en el Museo Porsche de Stuttgart -sí, un Daimler en la casa de Porsche- y si tienes ocasión de visitarlo (puedes alojarte en este hotel para 'petrolheads'), por su peculiar decoración te sorprenderá… ¿te parecen pocos motivos para considerarlo una vieja gloria? Seguro que no. 

Lecturas recomendadas