Prueba Porsche 718 Cayman GTS: más Cayman aún

365 CV, un Cayman aún más rabioso y uno de los circuitos más exclusivos de España. ¿Qué más se puede pedir?

9 10

Nuestro veredicto

¿Para qué engañarnos? Que mi trabajo de hoy sea realizar la prueba del Porsche 718 Cayman GTS no es precisamente un suplicio. Más, si el lugar elegido para hacerlo es el circuito de Ascari, un bello trazado ubicado en las proximidades de la Serranía de Ronda (Málaga) y frecuentado por millonetis que tienen allí aparcadas sus joyas de cuatro ruedas para rodarlas de vez en cuando.

GTS, una coletilla con la que marca alemana etiqueta las versiones top de sus respectivos modelos. Y 718 Cayman, uno de los deportivos referencia dentro de su segmento. A priori, la combinación no suena nada mal... Pero bueno, como adelanto de esta prueba del 718 Cayman GTS, aquí tienes las novedades más destacadas de la gama 718 GTS, compuesta por el citado cocodrilo y su hermanito Boxster.

 

 

Pero vayamos al grano. Si el Porsche 718 Cayman ya es un cochazo, ¿para quién diablos es esta versión GTS? Según la marca alemana, su nuevo modelo va "dirigido especialmente a los conductores que aman el diseño y aprecian un vehículo que sea ideal para el uso diario, pero que no quieran sacrificar la deportividad". Vale, ¿y esto qué quiere decir? Pues que el Porsche 718 Cayman GTS es más potente y deportivo que el normal. Además cuenta con numerosas mejoras estéticas y de equipamiento que lo hacen lucir más rabioso.

 

Porsche 718 Cayman GTS: más potencia e imagen más agresiva

Sin duda, el aspecto más destacado del nuevo 718 Cayman GTS es su motor, un bóxer turbo de 4 cilindros -sí, recuerda que el atmósférico de seis cilindros ya es cosa del pasado- y 2,5 litros que ofrece ahora 365 CV gracias al conducto de admisión rediseñado y al turbocompresor optimizado. Son 15 CV más que el Cayman S y 25 CV más que el anterior GTS atmosférico. Asimismo, su par motor ofrece ahora 70 Nm más con respecto a este último: alcanza los 420 o 430 Nm (cambio manual de 6 velocidades y PDK, respectivamente).

 

 

En el apartado estético, el nuevo GTS me parece espectacular. Con un simple vistazo te das cuenta de que no se trata del 718 Cayman corrientucho. Entre otras cosas porque la leyenda GTS está por todos los lados. El Porsche 718 Cayman GTS que me ha tocado probar es una unidad pintada en el llamativo color Miami Blue y equipada con cambio PDK. Mientras descansa en los boxes de Ascari -aún no ha llegado mi turno de subirme a él- repaso sus elementos distintivos: el carenado delantero Sport Design con el labio del spoiler negro, las ópticas bixenón y pilotos traseros oscurecidos, las leyendas laterales negras GTS y las alucinante llantas Carrera S de 20 pulgadas en negro satinado y con neumáticos 235/35 ZR 20 y 265/35 ZR 20 y discos de 330 y 299 mm. En la zaga, no dejes de fijarte en la salida escape deportiva central en negro, el carenado inferior trasero negro mate y, cómo no, nuevamente la firma GTS.

 

Prueba Porsche 718 Cayman GTS (trasera)

 

Por fin, tras media mañana esperando -que se me ha hecho eterna- me toca probar el Porsche 718 Cayman GTS. Gracias a su chasis con Porsche Active Suspension Management (PASM), la carrocería en 10 mm más baja, por lo que la sensación al volante aún es más deportiva (si esto no te parece suficiente, Porche ofrece como opción 10 mm más bajo extra con el chasis deportivo PASM opcional). El cockpit es made in Porsche: rezuma deportividad y acabados de calidad. Eso sí, en esta ocasión aderezados con la impronta GTS. El gozoso Alcantara está presente por todos los lados: en los asientos deportivos -que sujetan perfectamente el cuerpo-, en las puertas, en la palanca de cambios, el techo e incluso en el pilar A. Ah, claro, y también en el maravilloso volante deportivo GT. Por si te olvidas de dónde estás, la leyenda GTS te lo recuerda continuamente: puedes verla en los embellecedores, cuentarrevoluciones, reposacabezas… e incluso en el saludo de la pantalla TFT al encenderse. El sistema de infotainment Porsche Communication Management (PCM) cuenta con un pantalla táctil de buena resolución. Además, el paquete Sport Chrono incluye cronómetro en el salpicadero, cronómetro digital en el cuadro de instrumentos y un indicador de rendimiento. Pero lo más destacado es que, por primera vez, los 718 GTS disponen de la app Porsche Track Precision perfeccionada: esta aplicación analiza detalladamente tus parámetros de conducción en hasta 130 circuitos predefinidos (los trazados que no existan pueden introducirse).

 

Prueba Porsche 718 Cayman GTS (interior)

 

¿Quieres ser aún más exclusivo? Pues opta por el extra del paquete interior GTS, que añade a todo lo anterior cinturones, anagramas bordados en los reposacabezas y costuras en los asientos y alfombrillas en el color de contraste Rojo Carmín o Crayon. La esfera del cuentarrevoluciones también es del color seleccionado.

Prueba del Porsche 718 Cayman GTS

Llega la hora de la verdad. Mi turno para la prueba del Porsche 718 Cayman GTS. En el pitlane descansa un 911 Carrera GTS que nos hará las funciones de liebre. Detrás, dos GTS que conduciremos un compañero y yo. Me toca cerrar el convoy, perfecto para ir tomando el tacto del alemán. Nuestro guía nos avisa de que la primera vuelta será tranquilita para familiarizarnos con el circuito (la última y única vez que he rodado en Ascari fue hace más de 10 años y con un F3 que tenía unos cuantos añitos en sus ruedas).

No te pierdas: Así es el Porsche 911 GTS 2017

Gracias al paquete Sport Chrono que incorpora de serie, el Porsche 718 Cayman GTS de esta prueba tarda solo 4,1 segundos en llegar a los 100, y su velocidad máxima es de 290 km/h (me temo que hoy no va ser el día para poder alcanzarlos…). Eso sí, el deportivo alemán ya ha dejado su impronta en el legendario Nürburgring Nordschleife, donde ha logrado un tiempo de 7:40 minutos. Ha sido 13 segundos más rápido que el anterior Cayman GTS y 2 segundos más que el Cayman S actual.

Arranco el motor y el nuevo escape que ofrece un sonido más "distintivo y emocional" se hace notar. Puede resultar un poco excesivo -cuestión de gustos-, pero a mi no me desagrada. Eso sí, ten en cuenta que para viajes largos puede resultar una banda sonora demasiado acusada.. Pero yo estoy en un circuito, y esto es lo que menos me importa ahora mismo. El 911 liebre sale disparado, y detrás los dos Cayman. Ir cerrando el grupo me permite familiarizarme mejor con el coche: hago la goma, y piso a fondo. En segunda, el 718 Cayman GTS supera los 110 km/h. Está claro, este GTS es más rápido que su predecesor atmosférico de 6 cilindros. Aquí se nota su mayor potencia y su mayor par (430 Nm disponibles entre 1.900 y 5.000 rpm -70 Nm más-). Además, el nuevo se conduce de forma diferente: gracias al turbo, ya no es necesario exprimir tanto la mecánica, ni es necesario tirar tanto del cambio para mantener la cosa siempre alegre.

 

Prueba Porsche 718 Cayman GTS (3)

 

Nuestro convoy de GTS va aumentando la velocidad, pero el 718 Cayman GTS mantiene el tipo aunque ahora vaya mucho más rápido. Su cambio PDK de doble embrague responde a la perfección y con precisión, la dirección obecede con disciplina alemana mis instrucciones y el coche se come las curvas sin inmutarse, plano y sin hacer ningún tipo de extraños. Sin duda, ésta es una de las grandes virtudes del deportivo alemán: transmite mucha seguridad al volante incluso aunque circules a velocidades elevadas y en zonas con curvas. Y aunque el Cayman normal ya es toda una referencia, la versión GTS tiene un puntito más rabioso, gracias a su menor altura al suelo, su chasis más deportivo y al Torque Vectoring (PTV) con bloqueo transversal mecánico del eje trasero, que aumenta la tracción y permite una conducción todavía más ágil.

Por fin me toca seguir la liebre. Llevo tres vueltas al circuito y quiero ir rápido, más rápido. Y, precisamente para estas ocasiones, el GTS tiene guardado lo mejor: el modo PSM Sport del paquete Sport Chrono es más permisivo con las macarradas, ya que permite un mayor deslizamiento del coche -aunque el PSM se mantiene activo en segundo plano-. Activarlo y empezar a disfrutar es todo uno, aunque ten mucho cuidado cómo lo haces y dónde lo haces, no sea que el gozo se convierta en disgusto. Este paquete Chrono cuenta con cuatro modos de conducción seleccionables desde el volante (Normal, Sport, Sport Plus -con función Launch Control- e Individual) e incorpora soportes dinámicos de la transmisión que disminuyen las vibraciones del motor y aumentan el confort de marcha.

Mi prueba del nuevo Porsche 718 Cayman está concluyendo, pero antes de que llegue a su fin no puedo dejar de probar un botón mágico: el Sport Response. Con él, el turbo acumula presión más rápido y durante 20 segundos te catapulta a la máxima potencia que ofrece el coche. Algo así como el Turboboost que tenía Michael Knight en K.I.T.T.

 

Conclusión de la prueba del Porshe 718 Cayman GTS

Si el Porsche 718 Cayman ya es un coche gozoso de conducir, su versión GTS va un poquito más allá (que te compense pagar los 88.822 euros que cuesta esta versión PDK ya es cosa tuya). Su aplomo es increíble, su cambio funciona a la perfección y la estética... solo tienes que ver las fotos… Además, resulta un coche muy apto para el día a día (aunque a todos nos gustaría pasarnos el día en un circuito, por desgracia no es la norma…). Y en carreteras normales, el nuevo Porsche 718 Cayman GTS es un coche que te hará disfrutar y mucho. Vale, tiene las limitaciones de un deportivo pero son perfectamente asumibles: espacio interior reducido, algo sonoro y un tanto duro de suspensión (aunque tampoco te creas que es algo insufrible, ni mucho menos). En pocas palabras, una apuesta segura… si puedes pagarlo.

 

Lecturas recomendadas