Pasar al contenido principal

Los 5 peores coches para circular con lluvia. ¡Para morir con estilo!

¿Te atreverías con alguno de ellos?

Prueba Ferrari F40 ABS control de tracción deportivo clasico

La lluvia será protagonista esta semana y yo, más allá de darte los consejos para circular con lluvia, me he imaginado cuáles serían los peores coches para circular con lluvia. La verdad es que entre los coches nuevos no hay mucha locura, esa locura que te puede matar sobre un asfalto mojado: hoy, incluso superdeportivos como el McLaren 720S o descapotables, como el nuevo Aston Martin DB11 Volante, ofrecen confort, facilidad de conducción y relax, en cualquier carretera, bajo cualquier circunstancia climática.

Por eso, para sacar los peores coches para circular con lluvia he tenido que viajar al pasado: con cualquiera de estos coches, un simple chubasco te podría dar auténtico pavor. ¿Te quedarías en casa o prefieres morir con estilo?

 

Ferrari F40

 

 

Te interesa: todas las novedades del Salón de Ginebra 2018

Tras la prueba del Ferrari F40 tuve claro que pocos coches hay más exigentes: ¡y eso que el ejemplar que probé tenía ABS y control de tracción! Sin esas ayudas electrónicas, el Ferrari F40 es un coche prácticamente inconducible en seco, imagínate en mojado. Un motor explosivo, sin ayudas a la conducción y con rodillos, prácticamente lisos, como único apoyo con el asfalto. repito: si con el asfalto seco da miedo, conducir un Ferrari F40 en lluvia tiene que ser una de las cosas más aterradoras que cualquier humano puede hacer. ¡Fijo!

 

Lamborghini Diablo

 

 

Otro superdeportivo que da miedo: sus tremendos rodillos traseros, su salvaje motor V12 atmosférico y una visibilidad prácticamente nula hacen que el Lamborghini Diablo sea uno de los peores coches para salir a dar un paseo bajo la lluvia. En una época donde los limpiaparabrisas apenas limpiaban, las luces apenas iluminaban y prácticamente no se ve nada a través de sus pequeños cristales. ¡Qué miedo!

 

Lotus 3-Eleven

 

 

El único coche nuevo que puede estar en esta lista: neumáticos de competición, un peso pluma y un motor explosivo de más de 400 CV. Estas cifras ya son preocupantes bajo la lluvia, pero la cosa se vuelve en época cuando descubres que tu coche no tiene ni parabrisas ni techo: ¿pondrías parabrisas en el casco? Una locura no apta para circular bajo la tormenta Enma.

 

Smart Crossblade

 

Smart crossblade lateral
Smart crossblade lateral

 

No es tan bestia, pero comparte peculiaridad con el Lotus: no tiene ni techo, ni puertas y el parabrisas es minúsculo. Ya no es que no vayas a ver nada circulando con lluvia, es que además se te mojará todo el interior del coche. Es el Smart más loco de la historia y la verdad es que se ha convertido en una pieza de coleccionista, pero no será óptimo para poder circular con lluvia. ¡Ni mucho menos!

 

Mercedes 300 SLR

 

Stirling Moss en el Mercedes 300 SLR de 1955

 

Como el Mercedes 300 SLR hay muchos otros coches: cualquier clásico de competición sin techo es un buen candidato. ¿Qué me dices de un Ferrari 750 Monza? Sin duda uno de los Ferrari más bonitos de la historia. No obstante, hoy me voy a quedar con el Mercedes, sin duda uno de los coches de competición más bellos que hay y, por supuesto, un coche tremendamente exigente a la hora de conducir. Sin techo y con un parabrisas exiguo, sacar esta joya, cuyo precio se mide en millones de euros, en un día de lluvia es jugártela sin necesidad. ¡Una auténtica temeridad!

¡No te pierdas todas las novedades del Salón de Ginebra 2018!

Lecturas recomendadas