Pasar al contenido principal

Porsche 924: un proyecto de coche clásico de segunda mano y barato

Porsche 924 de 1980
Porsche 924 de 1980.

Courtesy of RM Sotheby's

Así que buscan ensuciarte las manos con una restauración, ¿eh? ¡Pues un Porsche!

Los coches clásicos están a la alza. Todos, da igual que estén bien, mal, regular, con motores de cuatro cilindros, de seis cilindros o un motor Wankel con los apex completamente destruidos. El mercado de estos coches de segunda mano está revolucionado, pero para quién sabe buscar y tiene ganas de fiesta en su garaje... ¡Hay algo de Porsche esperando!

Porsche 911 RWB: los Porsche estilo JDM más exclusivos del mundo creados por Akira Nakai

No hablamos de otro coche que del Porsche 924, un coche que está por cerca de 7.000 euros y ofrece la posibilidad de tener un clásico que no se ve todos los días, diferente y que seguro te va a ofrecer algún que otro reto mecánico (en el buen sentido).

Porsche 924: poco codiciado de momento, pero ojo a su revalorización

Evidentemente no es un Porsche 911 y no están al mismo nivel, pero hablamos de un coche muy curioso. El Porsche 924 se fabricó entre 1976 y 1988, y en su momento fue criticado por usar un motor de 4 cilindros en línea de 2,0 litros atmosférico del Audi 100 (que se amplió más tarde a 2,5 litros) de entre 125 CV y 160 CV.

También contó con una versión turbo del mismo motor que llegó hasta los 177 CV, con exactamente la misma estética que sus dos hermanos atmosféricos, aunque se fabricaron menos unidades y es más complicado de encontrar.

Fue encargado por Volkswagen a Porsche, y la mecánica Audi fue concebida para facilitar su acceso como 'gama media'. Esto hace que su restauración sea más asequible en la actualidad y que la búsqueda de recambios resulte menos tediosa.

El bloque, en posición delantera, mandaba su empuje al eje trasero con una distribución de pesos cercana al 50/50. Peso que, por cierto, fue de 1.080 kg en vacío con unas dimensiones de 4.200 mm de largo, 1.685 mm de ancho y una altura de 1.270 mm. Un coupé de dos puertas con dos (apretados) asientos traseros. Siendo sinceros, no vas a llevar a nadie ahí.

Porsche hizo hincapié en su aerodinámica, con una carrocería fluida en la que destacaban los faros retráctiles, que ahora vuelven a estar muy de moda entre los amantes de los clásicos. Estética que estuvo presente en las dos generaciones, con un capó trasero de cristal y un pequeño alerón estilo cola de pato.

Una segunda versión, ahora sí, con mecánica Porsche

Porsche 924 de 1980
Porsche 924 de 1980.

Courtesy of RM Sotheby's

Entre 1986 y 1988 llegó el Porsche 924 S, en el cual la gente de Stuttgart decidió montar un una mecánica propia y procedente en gran medida del Porsche 944: motor, frenos, componentes de chasis, piezas del interior...

De hecho, su motor era idéntico al de su hermano mayor, alcanzando una potencia inicial de 150 CV y de 160 CV en la última versión de 1988. Es en esta edición cuando el poder del motor y el rendimiento mejoraron significativamente, lo que ha llevado al coche a muchísimos circuitos y rallyes de todo el mundo con buenas preparaciones.

Unidades, precios y fallos comunes

Del Porsche 924 se llegaron a fabricar más de 121.000 unidades en su versión atmosférica en todo el mundo, y actualmente se encuentran entre 5.000 y 8.000 euros en diferentes condiciones. De hecho, no es para alarmarse si ves algunos con más de 100.000 kilómetros, ya que fueron coches generalmente fiables y usados comúnmente.

Si estás en busca de un proyecto que sacar adelante poco a poco y con amor, este es tu coche. Un bajo precio, muchas posibilidades de modificación y, al fin y al cabo, es todo un Porsche. Te encontrarás con problemas endémicos al modelo que no son muy graves, para que te vayas haciendo a la idea...

En las primeras versiones el retractor de los cinturones de seguridad fallaba más que una escopeta de feria, y los soportes de los muelles traseros junto a sus silentblocks solían acabar muy machacados con un buen índice de kilómetros.

Eso sí, antes que todo ello, te recomendamos echarle un ojo a la inyección. Los Porsche 924 suelen dar bastantes fallos en este apartado, provocando tirones durante la aceleración y alguna que otra fuga. Un buen vistazo a manguitos, rampa de inyección, bomba de gasolina y WUR (warm up regulator) puede ahorrarte más de un disgusto.

Vale la pena tener un buen colchón de dinero y emplear alguna tarde de los fines de semana en trastear y estudiar su mecánica. Al ser motores de 4 cilindros, no es demasiado complicada (sobre todo con los atmosféricos), y la sensación de ver como evoluciona y termina siendo un gran proyecto te va a alegrar la vida.

Ya sabes, los clásicos nunca mueren. Y una vez funcionando, si te animas a matricularlo como histórico... ¡Lo vas a disfrutar el doble!

Y además

Buscador de coches