Pasar al contenido principal

¿Y si Porsche renuncia a los diésel? Es muy posible...

Lo ha dicho el jefazo. Y nos lo creemos.

Imagen de perfil de Rebeca Álvarez
Porsche Cayenne S diésel

Hay una posibilidad que a muchos les sacará una sonrisa, aunque habrá que esperar un poco para saber si Porsche renuncia a los diésel finalmente, tal y como ha anunciado el CEO de la compañía, Oliver Blume, en declaraciones a la agencia Reuters. Que Blume haya pronunciado estas palabras es un hecho destacable pues es la primera vez que un gran fabricante alemán dice en público que el fin del diésel podría estar cerca. 

De hecho, la próxima generación de motores diésel de Porsche podría ser la última. “Estamos trabajando en ello”, explica Blume, “pero no hemos tomado ninguna decisión todavía”. Como visión global de futuro, el CEO de Porsche comenta que el fabricante alemán podría ofrecer una mezcla de motores de combustión, híbridos enchufables y eléctricos en los próximos 10 a 15 años y, finalmente, decidirán si el diésel sigue teniendo cabida en Porsche o no. 

No te pierdas: El nuevo motor Porsche V8 estará hasta en la sopa... 

En el caso del Porsche Cayenne, por ejemplo, cuyo restyling será presentado en septiembre, veremos todavía una versión diésel, según explica Blume, al igual que ocurrió con el Porsche Panamera, que llegó a los concesionarios el pasado mes de noviembre. “Para las próximas generaciones hay varios escenarios”, comenta. Uno de ellos es que Porsche renuncie al diésel para todos, tal y como indican fuentes cercanas a la compañía. ¡Y ojo! Que el Porsche Cayenne Coupé podría ser eléctrico... 

La compañía con sede en Stuttgart todavía confía en los diésel, sobre todo teniendo en cuenta que representan el 15% de sus ventas globales, ayudan a reducir las emisiones de CO2 y son más eficientes que los gasolina. Sin embargo, la imagen del diésel, con escándalos como el Dieselgate, se ha visto empañada, lo que de una manera u otra está obligando a las compañías a cambiar sus estrategias. 

En el caso de Porsche y su posible renuncia al diésel y para cubrir la demanda de coches eléctricos, la compañía está invirtiendo un billón de euros para preparar su planta de Stuttgart y fabricar su primer Porsche eléctrico 100%, el Porsche Mission E, que llegará al mercado en torno a 2019 y que seguramente no esté jamás entre los Porsche más feos de la historia.

De cara a 2025, los coches eléctricos podrían suponer un cuarto de las ventas de Porsche, según Blume. Mientras, Porsche y Audi, que contribuyen al 60% de los beneficios del Grupo Volkswagen, están logrando “importantes ahorros” en costes de desarrollo y materiales para su programa de coches eléctricos, compartiendo una nueva plataforma de producción llamada PPE. “Habrá más plataformas, sobre todo para los SUV”; porque sí, una versión eléctrica del Macan también es posible.

 

 

Las ventas de Porsche subieron un 6% hasta un récord de 238.000 coches en 2016; para 2025, la compañía pretende seguir creciendo hasta un 5% por año. Si tenemos en cuenta la alta demanda de coches eléctricos y estos objetivos, Porsche podría lanzar otro modelo a través de la plataforma del Mission E, que tendrá varios modelos en su gama, para el que planean una capacidad de producción de 20.000 coches en su planta de Zuffenhausen.

“Esperamos que en metrópolis en China y Asia se pasen a la movilidad eléctrica muy rápido”, concluye Blume, “creo que habrá pocos motores de combustión en las ciudades más grandes en los próximos cinco años. El desarrollo en las zonas rurales será, sin embargo, mucho más lento”. 

Lecturas recomendadas