Pasar al contenido principal

Opinión: ¿por qué (todavía) no está Tesla en la Fórmula E?

Al César lo que es del César... ¿y a Tesla?

Imagen de perfil de Rebeca Álvarez
Tesla Model 3

Hablar de Tesla es hablar de coches eléctricos… pero, ¿por qué todavía no está Tesla en la Fórmula E? Sin duda, la competición eléctrica se está convirtiendo en un gran escaparate para las marcas de coches y, de hecho, cada vez son más los fabricantes que se animan a dar el salto.

Nissan, por ejemplo, será una de ellas y dado que participará en la Fórmula E en 2019, durante el Salón de Ginebra 2018 tuvimos ocasión de hablar con algunos de los responsables de su llegada a la categoría eléctrica, con motivo de la presentación de la segunda generación de coches de la Fórmula E.

No te pierdas: ¿Qué marcas están en la Fórmula E y qué coches podrían salir de ahí?

La marca japonesa es líder en vehículos eléctricos (y en crossovers) y tal y como nos afirmó Takao Katagiri, CEO de Nismo, en una mesa redonda durante la muestra suiza, “¿qué mejor lugar para seguir desarrollando los coches del futuro?” De hecho, el Nissan Leaf Nismo para Europa podría nacer de la Fórmula E...

Esa misma idea la reforzó también Mike Carcamo, jefe de Nismo, explicando que, por regla general, la gente no conduce sus coches eléctricos en los circuitos, sino en las ciudades y es ahí donde se puede encontrar la mejor plataforma para el desarrollo de sus coches nuevos. Una propuesta interesante…

 

Nissan Fórmula E

 

Tomando como partida este punto, cabe pensar en el caso de Tesla. Sus coches han supuesto toda una revolución en cuanto a cifras de aceleración, autonomía ofrecida y tecnología a bordo… Nadie habla hoy en día de coches eléctricos sin hacer mención a Tesla.

Por tanto, hemos de preguntarnos. Si tan importante es la Fórmula E para el desarrollo de los automóviles que están por venir, ¿por qué no se une a ellos Tesla? Es cierto que no necesita el marketing que otros fabricantes sí, pero teniendo en cuenta que uno de sus coches, el Tesla Roadster, ha llegado al Espacio… ¿Cómo es que Elon Musk no quiere saber nada de este tema? 

¿Será que ya no le importan los asuntos más terrenales? Bueno, la cosa no es exactamente así. En Ginebra también tuvimos ocasión de hablar con Alejandro Agag, CEO de la Fórmula E, quien afirmó que por supuesto que Tesla se ha puesto en contacto con ellos y que han mantenido conversaciones sobre el tema.

Te interesa: ¿Mandar un Tesla al Espacio ha sido la mayor tontería de Elon Musk?

Sin embargo, todo esto es mucho más complicado de lo que parece. Si te gusta la competición ya tendrás oído que competir es muy caro y desarrollar un equipo de Fórmula E, más aún. Los próximos monoplazas de la Fórmula E, por ejemplo, rondarán los 800.000 euros (el límite está fijado en 817.300 euros por coche).

Hay que sumar a esto todos los gastos administrativos, logísticos… Y puedes pensar que el tema económico no supone un problema para un hombre que acaba de mandar un coche al Espacio, pero esto no es realmente así.

Tesla afronta actualmente un momento complicado en el que la compañía se está retrasando con las entregas del Tesla Model 3, tal y como informa Business Insider, lo que podría amenazar el futuro de la compañía si la cosa no mejorar…

Además, recientemente también ha tenido que detener la producción para mejorar diversos sistemas de trabajo en sus “fábricas”, siendo los propios empleados los que aseguraban que los problemas de la Gigafactoría eran peor “de lo que se sabía”.

 

 

Muchas de las piezas y vehículos que está fabricando Tesla son defectuosos y el precio de la reparación que necesitan es realmente costoso, por lo que se les está acumulando el trabajo en la planta de Fremont, en California (EEUU), que está al límite de su capacidad.

Sin embargo, la compañía asegura que simplemente esto se lleva a cabo en busca de la “perfección”. Sea como fuere, parece que la compañía tiene asuntos pendientes -y más graves- de los que preocuparse de cara al futuro próximo, por lo que la Fórmula E no parece entrar en sus planes a corto plazo.

Ahora bien, con la llegada de Porsche, Mercedes y BMW, entre otras, a la Fórmula E, estoy convencida de que el mercado europeo mirará con otros ojos el futuro de los coches eléctricos de calle de estas compañías. 

A fin de cuentas, y como te decía, ¿qué es la competición sino un escaparate? Con todo esto, ¿conseguirá Tesla ganarse la confianza frente a los gigantes europeos? Quizá Elon Musk deba devolver su misión a la Tierra para no acabar estrellado. 

Todo lo que debes saber sobre los coches de Tesla está aquí

 

Lecturas recomendadas