Pasar al contenido principal

Mercedes-AMG: ¿una marca propia o sólo un preparador?

Letra aquí, letra allá...

Imagen de perfil de Alex Aguilar

Los mejores AMG de carreras de la Historia

Tras la reorganización de la gama del fabricante de la estrella hace algo menos de cuatro años todo parecía estar ordenado de un modo mucho más lógico, pero... ¿qué pasa con sus modelos más deportivos? ¿Es Mercedes-AMG una marca autónoma con entidad propia o continúa siendo un preparador de los artefactos más salvajes de los de Stuttgart? 

A finales de 2014 una buena parte de la gama Mercedes quedó bautizada de nuevo para proporcionar a sus clientes un modo más simple de conocer y clasificar sus modelos: mientras que los turismos y las berlinas de la firma quedaron intactos, prácticamente todos sus todocaminos -¿por qué tienen tanto éxito en España los SUV?- fueron renombrados. De este modo, los anteriormente conocidos como GL, GLK y ML pasarían a denominarse GLS, GLC y GLE, con el pequeño roadster conocido como SLK quedando convertido en SLC. ¿Todo claro? Pero... ¿qué sucedió con AMG -aquí tienes los mejores de la Historia-?

Desde ese mismo momento la firma germana decidió crear dos nuevas divisiones de producto que, a partir de entonces, empezarían a volar solas sin el apellido Benz en sus nombres: estamos hablando de Mercedes-AMG y de Mercedes-Maybach... que acaba de lanzar aparatos tan interesantes como el Vision 6, el G 650 Landaulet o el 650 S Cabriolet. La división deportiva de la marca, por su parte, ha seguido centrada en diseñar las variantes más agresivas de toda la gama de Mercedes, coronada en este momento por el espectacular AMG GT R y que ahora ha pasado de llevar el apellido detrás del nombre del modelo a tenerlo colocado delante, como en el Mercedes-AMG A 45 -que en su próxima entrega podría tener 400 CV-. 

Mercedes-AMG GT4: ¡nuevas fotos espía!

¿Es Mercedes-AMG una marca independiente? No. Pero, desde luego, se trata de algo más que un simple preparador. ¿No me crees? Intenta dar una vuelta en un Clase E y después en un E 63 firmado por los de Affalterbach... con modo Drift incluido. Y cuando vuelvas a tener todos los órganos en su sitio, me cuentas si te parece una simple berlina con unos nuevos logotipos. 

 

Lecturas recomendadas