Los 5 récords de velocidad más brutales conseguidos en la vía pública

¿Pisarle sólo en las condiciones ideales? Aficionados...

Imagen de perfil de Redacción Top Gear

Es muy probable que, cuando te hablamos del Koenigsegg Agera RS que reventó la marca mundial de velocidad a 447 km/h, quedaras alucinando. Sobre todo al saber que la hazaña se llevó a cabo en una carretera de Nevada por la que habitualmente circulan vehículos de todo tipo. ¿Crees que sólo a alguien muy enfermo podría ocurrírsele hacer algo así? Llevas razón y aquí tienes unos cuantos ejemplos: los récords más brutales conseguidos en la vía pública

¿Te gusta la velocidad? Como a todos. Por eso a lo largo de la Historia del automóvil -aquí los ejemplos más feos lanzados al mercado- siempre han existido auténticos zumbados apasionados de la técnica dispuestos a darlo todo para lograr ser los más rápidos... aunque eso implique jugarse el pellejo en calzadas pensadas para un uso muy distinto. ¿Quieres saber quiénes se atrevieron a reventar todos los récord sobre el asfalto más mundano? Siéntate y empieza a leer. Lo vas a necesitar. 

 

Mercedes Rekordwagen

Mercedes Rekordwagen

Durante la década de 1930 tener el coche de calle más rápido del mundo se convirtió en una obsesión de para marcas como Mercedes... que Hitler alimentó a base de bien con el objetivo de demostrar la superioridad a nivel tecnológico de su país. Uno de los frutos de dicha enfermiza persecución de la gloria fue el Rekordwagen, un artefacto con un bloque V12 de más de 700 CV con el que Rudolf Caracciola fue capaz de firmar en 1938 un récord mundial salvaje circulando a 431 km/h en la Autobahn. 431, sí. En la Autobahn, sí. En 1938, sí. 

 

Auto Union Stromlinienwagen

Auto Union Stromlinienwagen

La otra cara de la moneda del primero de los récords más brutales conseguidos en la vía pública es la del Auto Union Stromlinienwagen que, pilotado por Bernd Rosemeyer, supo plantar cara a sus rivales de la firma de la estrella... hasta su trágico final. Aunque el registro no tuvo validez por no cumplir con las condiciones exigidas tras verse el bólido envuelto en un acongojante accidente, rodó a 432,821 km/h. ¿Quieres leer la historia completa del bueno de Bernd? No te pierdas el número 10 de nuestra revista. Llegará pronto al quiosco. 

 

SSC Ultimate Aero TT

SSC Ultimate Aero TT

Antes de que Hennessey se lanzase a preparar auténticas abominaciones de la velocidad como su nuevo Venom F5, ya existían en Estados Unidos marcas dispuestas a batir cualquier marca de velocidad registrada con anterioridad. En 2006 el modelo que ves en la imagen dejó a Bugatti con la boca abierta al firmar una punta de 412 km/h en una carretera cerrada al tráfico de Washington. Con un hombre de 70 años a los mandos llamado Chuck Bigelow. Sí, se trata del jubilado más molón que existe en el mundo. Y lo sabes. 

 

McLaren P1 LM

¿Te flipan los récords registrados en el circuito de Nürburgring? Pues ve olvidándote del conseguido por el 911 GTS RS allí hace poco tiempo... porque el rey del Infierno Verde sigue siendo el McLaren P1 LM modificado por Lanzante que, hace unos meses, fue capaz de parar el cronómetro en 6 minutos y 43,2 segundos. Y sí: el circuito de Nordschleife se considera una carretera pública. De peaje. 

 

AC Cobra Coupe Le Mans

AC Cobra Coupe Le Mans

Sabemos que te encantan las 24 Horas de Le Mans y todo lo que tenga que ver con ellas, y por eso hemos dejado para el final uno de los récords más brutales conseguidos en la vía pública más escandalosos: el logrado por un AC Cobra similar al que ves en la imagen, que rodó a 297 km/h por la M1 británica en 1964. 1964, maldita sea. 

Lecturas recomendadas