Pasar al contenido principal

5 coches creados solo para los jeques más ricos

Cuando el dinero es lo de menos.

Hay coches que valen auténticas fortunas, coches que parecen no tener límites hablando de precio: deportivos creados solo para los más ricos. Hoy te muestro cinco coches que están creados para jeques, para gente acostumbrada a lo mejor, aunque echando un vistazo al mercado, todavía podrían ser más: ¡sin duda el futuro hiperdeportivo de McLaren podría ser uno de ellos! No obstante, hoy me voy a quedar con coches que puedes comprar hoy, o que podrías comprar si tu padre tuviese un pozo de petróleo o una fábrica de billetes en el trastero. Ya sabes. Lo básico: ni siquiera son coches que te compres con un euromillón ni mucho menos los coches más baratos de 2017.

Y si no te llega... aquí tienes 5 coches económicos nuevos que son una buena oportunidad

Y aquí no solamente te voy a hablar de coches caros, que hay muchos, empezando por el magnífico Ferrari 250 GTO, hoy te voy a hablar de coches que están pensados para aquellos clientes que no miran el precio cuando compran el coche, para aquellos clientes que solamente lo quieren y lo consiguen, a base de dinero: comprando exclusividad. Las marcas saben aprovechar muy bien ese tipo de clientes y para ellos lanzan modelos ridículamente caros: difícilmente justificables.

 

Vídeo: no has visto un Porsche 911 Targa tan cantoso como este

 

En la galería podrás ver mi selección y estoy seguro que en más de uno estarás de acuerdo conmigo: ¿pagar más de un millón de euros por un Mercedes Clase G? Yo lo he probado y te aseguro que por mucho que le pongan oro, ese coche no vale lo que piden por él. Sí amigos, hablo del Mercedes-Maybach G650 Landaulet, una oda a jeques, dictadores y oligarcas que necesiten una auténtica limusina, descapotable y a dos metros por encima del resto. 

Este probablemente sea el caso más evidente y más flagrante, pero no es el único: hay más coches creados solo para jeques ricos que apenas dan valor al dinero. Solamente quieren lo mejor de lo mejor, aunque en el fondo lo mejor sean cuatro toques aquí y allá. No les culpo por ello, tampoco los puedo criticar: al fin y al cabo, con tantísimo dinero en su control, ¿quién no podría resistirse a comprar siempre lo mejor de lo mejor?

Lecturas recomendadas