Pasar al contenido principal

Cinco coches para no odiar el 'downsizing'

Todavía queda algo de esperanza en el mundo... Haznos caso.

Imagen de perfil de Redacción Top Gear

Motores más pequeños con turbocompresores. Lees esto y tu mente colapsa... pero mantén la calma. Aquí tienes cinco coches para no odiar el 'downsizing'... Es cierto que esta moda nos ha robado muchos V8 y V12, pero por suerte algunos de los coches a la venta hoy en día nos demuestran que no esta todo perdido.

El 'downsizing' a prueba: Volkswagen Golf R32 vs Volkswagen GTI Clubsport

Estos coches con motores pequeños (pero resultones) nos demuestran que pensar en el 'downsizing' no siempre significa hacerlo en coches nuevos pero aburridos y de sonido discreto, tal y como apuntan los chicos de Carbuzz... ¡Y todos ellos aprueban con notable en comportamiento!

Y si te quedas con ganas de más, echa un vistazo a los 5 motores de cuatro cilindros para querer el 'downsizing'

 

Mercedes-AMG GT

 

 R

 

Cuando escuchamos que Mercedes anularía su V8 de 6.2 litros para los AMG, nos indignamos… pero la llegada del V8 de 4.0 litros (conocido como M176) y su novedosa tecnología nos ha cautivado, como es el caso de la configuración Hot-V. Esto significa que los turbocompresores están ubicados en V para disminuir el retraso del turbo. ¿Lo mejor de este motor? Que suena tan bien como cualquier V8 aspirado.  


Ferrari 488 GTB

 

Ferrari 488 GTB


Vale, a diferencia que en el caso de Mercedes, donde el ‘downsizing’ mejoró el sonido del motor, el Ferrari 458 suena mejor que el Ferrari 488 GTB, pero esto no lo es todo. El V8 turbo de 3.9 litros produce en este último deportivo 669 CV de potencia, mientras que la versión especial para circuito del 458 ‘solo’ da 597 CV. Y creemos que el nuevo propulsor de Ferrari tiene aún más que dar… 

 

Volvo XC90

 

Volvo XC90

 

Con el ‘downsizing’ se espera ofrecer el mismo nivel de potencia que con un motor más grande pero con mejores consumos. Por eso, entre los coches con lo que no odiar el ‘downsizing’ ponemos al Volvo XC90; su motor de 2.0 litros -que está disponible en varias potencias- sustituye al de 3.2 litros, que ofrecía solo 240 CV. Además, gracias a la hibridación que ofrece Volvo, la variante T6 del XC90 rinde 400 CV.

 

Audi RS5

 

Audi RS5

 

El Audi RS5 era conocido por su V8 de 4.2 litros, el mismo que utilizaron en el Audi R8. Sin embargo, en la siguiente generación, Audi lo reemplazó por el V6 de 2.6 litros turbo, desarrollado en colaboración con Porsche. Este V6 desarrolla la misma potencia que el viejo V8 (450 CV), pero también ofrece más par. El sonido no es el mismo, no te lo vamos a negar, pero es distintivo. 

 

Aston Martin DB11

 

Aston Martin DB11

 

Con su V12 de doble turbo y 5.2 litros y el V8 turbo de 4.0 litros de Mercedes, el Aston Martin DB11 es sin duda uno de los coches para no odiar el ‘downsizing’. El V12 produce 600 CV y el V8, 503 CV; además, este último ha sido resintonizado por Aston Martin para que la melodía que emite sea única respecto a la del AMG. 

Lecturas recomendadas