Nuestros motores V8 favoritos: ¡Pura potencia, y no solo americana!

Motor HEMI V8 del Dodge Challenger SRT Demon.
Foto del redactor Rodrigo García Vita

Icono estadounidense, pero con grande bloques europeos y e incluso japoneses.

En sus tiempos, los motores V8 llegaron a ser el máximo exponente de deportividad y potencia. Actualmente hay otras configuraciones mucho más eficientes para coches deportivos, pero su herencia permanece intacta en algunos modelos y países. Sin ir más lejos, con los muscle cars.

Estados Unidos es la cuna de los motores V8, y muchas de sus grandes leyendas los siguen usando hoy en día. El Ford Mustang, el Chevrolet Corvette, el Camaro o el Dodge Challenger se rinden al encanto de estos profundos bloques, aunque ya les quede poca vida.

8 de los mejores motores atmosféricos de la historia: ¡Puras sensaciones!

En Europa y Japón también se han usado con muchísimo éxito: Ferrari, Mercedes, BMW o Lexus los han puesto bajo los capós de sus bólidos con grandes resultados que vamos a recordar siempre. ¡Repasamos nuestros motores V8 favoritos!

Motor Cobra Le Mans Ford 428-V8 del Ford Mustang Shelby GT500 de 1967

Motor Cobra Le Mans Ford 428-V8 del Ford Mustang Shelby GT500 de 1967.
Motor Cobra Le Mans Ford 428-V8 del Ford Mustang Shelby GT500 de 1967.

Courtesy of RM Sotheby's

Este bloque fue una modificación del original de Ford realizada por Carroll Shelby para dar vida al Mustang GT500 del 67'. Originalmente estuvo planteado para competir en carreras como las 500 millas de Daytona o las 24 Horas de Le Mans, de donde sacó su nombre.

Estos son los 3 mejores motores Ford de la historia

Se trató de un bloque de hierro a 90º y 7,0 litros con admisión atmosférica, 4 válvulas por cilindro, dos carburadores de cuatro gargantas Holley y una relación de compresión de 10,5:1. El motor generó unos 359 CV y 569 Nm de par máximo que podían llevarse fácilmente a más de 400 CV. ¡Todo un clásico!

Chevrolet 350 de 1967

Motor Chevrolet 350 en un Chevrolet Chevelle Malibu SS 350.
Motor Chevrolet 350 en un Chevrolet Chevelle Malibu SS 350.

Courtesy of RM Sotheby's

General Motors empleó este motor de Chevrolet en otros coches, como algunos Cadillac. Se trató de un bloque realmente pequeño en tamaño que motorizó al Chevrolet Camaro o al Nova en sus comienzos, para acabar como opción bajo el capó de casi todos los modelos de la marca con diferentes potencias que llegaron a un máximo de 370 CV.

Inauguró una época que abarcaría muchísimas décadas hasta la actualidad, en la que Chevrolet destacaría como fabricante de motores V8 para coches y proyectos de todo el mundo. Sin embargo, la crisis del petróleo y las emisiones hicieron que en 1979, su potencia se viera reducida hasta los 175 CV.

Chevrolet LS series

Motor LS3H del Chevrolet Camaro SS.
Motor LS3H del Chevrolet Camaro SS.

Courtesy of RM Sotheby's

Continuando con Chevrolet, el motor V8 350 fue muy pronto sustituido por una serie de motores LS que duran hasta hoy en día. Duros, robustos, con un gran soporte técnico detrás y capaces de producir muchísima potencia. El LS1 V8 de 5,7 litros nació en 1997 y se usó en el Chevrolet Corvette.

Actualmente, los motores LS se venden de manera individual con multitud de configuraciones modulares como el LS3 de 435 CV a 5.900 rpm o el LS376/525 de 532 CV a 6.200 rpm. Una opción genial para hacer swap a clásicos americanos o coches de competición y proyectos de todo tipo.

HEMI 6,2 litros V8 del Dodge Challenger

HEMI V8 de un Dodge Challenger SRT Demon.
HEMI V8 de un Dodge Challenger SRT Demon.

Courtesy of RM Sotheby's

La saga de motores HEMI nació hace varias décadas con las unidades de potencia V8 iniciales de Chrysler, como el 426 HEMI. Su nombre viene dado por el tipo de cámara de combustión hemisférica, y han existido un total de tres generaciones diferentes.

El primer HEMI fue el FirePower de los años 50', seguido en los años 60' y principios de los 70' por la segunda generación y a partir de 2003, la actual versión de estos motores. Se han visto bajo el capó de grandes coches como los Chrysler 300C, el Plymouth Superbird o los Dodge Challenger y Charger.

Actualmente, el Dodge Challenger SRT Hellcat utiliza en sus diferentes versiones el HEMI 6.2 V8 sobrealimentado, lo que le da a este fantástico coche el título del muscle car más potente de la actualidad con 807 CV y 958 Nm de par máximo en su versión básica.

Motor F154CD biturbo del Ferrari F8 Tributo

Ferrari F8 Tributo.
Ferrari F8 Tributo.

El Ferrari F8 Tributo se presentó en el Salón del Automóvil de Ginebra como una gran actualización del Ferrari 488 con el motor de este tipo más potente creado jamás por Ferrari: el F154CD V8 a 90º biturbo de 3,9 litros. Esta unidad de potencia genera 720 CV y 770 Nm de par máximo con un límite de 8.000 rpm.

En su interior posee soluciones traídas directamente de la Fórmula 1, como bielas de titanio y diversos componentes Inconel (aleaciones de metales de alta tecnología anticalóricas). Toda una obra de arte en uno de los coches más bellos de los últimos tiempos del Cavallino Rampante.

Motor 2UR-GSE del Lexus LC 500

Lexus LC 500.
Lexus LC 500.

Lexus

Este motor V8 atmosférico de 5,0 litros de Lexus puede encontrarse en el Lexus LC 500, vendido sobre todo en Japón. También está presente en el Lexus IS 500 F-sport Performance y se colocó en 2016 en la Toyota Hilux dedicada a competir en el Dakar.

Su arquitectura está diseñada por Yamaha e incluye culatas de aluminio, válvulas de admisión en titanio y árboles de levas de alto perfil con accionamiento eléctrico VVT-iE. Su límite está en las 7.300 rpm y genera 421 CV y 503 Nm de par máximo, aunque en el Lexus RC F se aumentó su relación de compresión hasta los 12,3:1 produciendo 473 CV y 540 Nm de par. ¡Potencia japonesa!

Motor M178 del Mercedes-AMG GT Black Series

Motor M178 del Mercedes-AMG GT Black Series.
Motor M178 del Mercedes-AMG GT Black Series.

Courtesy of RM Sotheby's

Hasta el momento es el motor más potente creado por Mercedes: un V8 a 90º de 4,0 litros biturbo con 730 CV y 800 Nm de par máximo. Además, sus dos turbos se encuentra en mitad de la V, al igual que con el motor en V caliente del nuevo Ferrari 296 GTB.

Con este tipo de arquitectura se reduce considerablemente el turbolag y por tanto, los consumos. Un motor fiable y con muchísimo potencia que ha demostrado su valía también en circuitos, con el Mercedes-AMG GT3 en sus diferentes versiones.

Motor M840T del McLaren 765lt

Escapes del McLaren 765lt Spider.
Escapes del McLaren 765lt Spider.

Banzai Motorsport

De hecho, en TopGear pudimos probar recientemente este fantástico superdeportivo. Haber podido sentir su motor vibrar es una experiencia única, sin duda. El M840T V8 a 90º biturbo de 4,0 litros alcanza los 765 CV y 800 Nm de par máximo, llevando al McLaren 765lt a completar el 0 a 100 km/h en solo 2,8 segundos con una velocidad máxima de 330 km/h.

Prueba del McLaren 765lt Spider: un superdeportivo demencial

Es el último de una dinastía antigua que viene a sustituir al McLaren 720S, del cual hereda muchísimos componentes mecánicos y aerodinámicos. Por otro lado, el motor M840TR es la modificación final utilizada en el McLaren Senna, que llega hasta los 800 CV y 800 Nm de par, aunque esta potenciación ha llegado a producir algún problema en los modelos.